Enrique Peña

Biografía

Nacido en Colombia, y radicado hace varios años en Buenos Aires, el guitarrista de jazz Enrique Peña inicia sus estudios musicales a temprana edad en el Colegio y centro de artes Juvenilia, de la ciudad de Cali, Colombia, donde aprende a tocar guitarra y otros instrumentos folklóricos, allí perteneció al grupo Imillak con el que graba su primer disco y participa en los principales concursos y festivales de música folclórica de Colombia.

Luego en 1999 comienza la carrera de música en la Universidad del Valle donde estudia guitarra clásica con el maestro Clemente Díaz. En el 2005 se gradúa como Licenciado en Música con un reconocimiento como Mejor Graduando.

En paralelo a sus estudios académicos, complementa su formación musical con clases particulares de armonía popular e improvisación con el maestro Jaime Henao y luego, con el maestro Mario Gómez Vignes estudia contrapunto, formas y análisis.

En el año 2006, viaja a Buenos Aires, Argentina, con el fin de profundizar su aprendizaje en el área del Jazz. Allí culmina la carrera de Técnico Superior en Jazz, con especialización en guitarra del Conservatorio Manuel de Falla.

También ha participado en varios talleres y seminarios como La práctica musical en el siglo XX, Análisis y práctica (Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla, Buenos Aires, Argentina); Séptimo Taller Nacional de Jazz (Escuela de Música Cristancho, Bogotá, Colombia); Seminario Música y Músicos de Latinoamérica (Instituto Departamental de Bellas Artes, Cali, Colombia).

En cuanto a su desarrollo artístico, ha grabado y formado parte de diferentes proyectos musicales. Esto último, lo llevó a participar en diversos festivales y escenarios de Argentina y Colombia.

Por otro lado, actualmente se desempeña como docente de guitarra, armonía, notación y teoría musical en la Escuela de Música Contemporánea (EMC), miembro exclusivo del – Berklee International Network- , y encabeza su propio proyecto musical donde predominan composiciones propias, en las cuales nos deja entrever sutilmente algo de su folklor, en una mixtura con el jazz y la improvisación libre, enriquecido con el aporte de talentosos músicos de la escena local.